Decoración estilo nórdico, una cálida opción.

Hygge, nórdico o simplemente el “estilo de la gente más feliz”, este afamado estilo de decoración lleva años calando en el gusto de los amantes de la decoración. Ve comprando velas, muebles de madera y unas cortinas roller sunscreen, porque te vamos a enseñar a recrearlo en casa. ¡Toma nota!

Sencillez: La clave de la felicidad.

cortinas roller sunscreen nórdico

Es cierto, la clave para la felicidad que identifica al hygge, está también en las cosas sencillas. Nos referimos a objetos simples, útiles y significativos. Si quieres recrear un ambiente nórdico, ahora que empieza el invierno, usa adornos como velas con formas orgánicas, bandejas de madera y cestas de fibra en color natural. Se espera un aire rústico o campestre en los objetos decorativos. Los complementos como las cortinas roller sunscreen, almohadones de algodón y alfombras felpudas lograrán un mayor efecto cálido. Aprovecha para exhibir tazas, objetos antiguos de cocina, que conectan emocionalmente con ese aire familiar del hygge.

La nobleza de los materiales

cortinas roller sunscreen nórdico

El estilo nórdico surgió de la cotidianidad de un pueblo que se caracteriza por el uso en la construcción y decoración de materiales autóctonos. Entre los principales está la madera, que casi siempre se emplea en la fabricación de muebles de estilo rústico. Además, las fibras de los tejidos son muy importantes: por eso, destacan en el uso de fibras naturales. Para lograrlo, llena tus cestas con mantas de lana, combina con unas cortinas roller sunscreen a juego con la tapicería. Además, coloca algún mueble antiguo restaurado, pondrá la nota hygge culminante.

Cortinas roller sunscreen, tamizar el frío y la luz.

cortinas roller sunscreen

Las cortinas roller sunscreen son un tamiz perfecto para aportar calidez a un ambiente nórdico. Estas cortinas tienen un gramaje que se abre de tal forma que permite la entrada de luz y el control de la temperatura. Si las combinas con cortinas de barral, asegúrate de usar colores de transición. Para ello, busca un tono medio entre los colores de la pared, y los de tu mobiliario. Dales un largo hasta el suelo, para recrear un efecto de verticalidad que proporcione altura visual al espacio.

Listo, ahora sólo falta el olor del chocolate caliente, los churros y ¡a disfrutar del invierno hygge!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *